Estás en: Inicio > Convivir con la diabetes > Hábitos de vida > Alimentación y menús

ALIMENTACIÓN Y MENÚS

La alimentación es un pilar fundamental en el tratamiento de la diabetes, aunque las recomendaciones en cuanto a la dieta pueden aplicarse a todas las personas que quieran llevar una vida sana. No existe una dieta estándar para diabéticos, sino que debe individualizarse teniendo en cuenta la edad, el sexo, el peso, la estatura o el grado de actividad de cada paciente. En general, los pacientes diabéticos deben llevar una dieta sana, variada y equilibrada.1

Los objetivos de la alimentación del diabético son:

  • Proporcionar un buen estado nutricional
  • Conseguir y mantener un peso adecuado (Índice de Masa Corporal (IMC) del 19-25 kg/m)2
  • Alcanzar la normalidad bioquímica
  • Minimizar las fluctuaciones de glucemias posprandiales (es decir, tras la ingesta de alimentos) 
  • Prevenir y tratar las hipoglucemias (bajada de azúcar en sangre)
  • Contribuir a prevenir las complicaciones 

Algunas de las recomendaciones para conseguir un buen control de la diabetes son:

  • Mantener una dieta equilibrada, con las siguientes proporciones: 50-60% de hidratos de carbono, 25-30% de grasas y 15% de proteínas.3
  • Repartir los alimentos en 6 tomas (desayuno, media mañana, comida, merienda, cena y antes de dormir), de manera que el azúcar en la sangre sufra menos variaciones.
  • Mantener unos horarios regulares de comidas, siempre que sea posible.
  • Disminuir la ingesta de grasas cocinando los alimentos al horno, al vapor, a la plancha y cocidos, evitando los fritos y las salsas, las grasas visibles (tocinos, mantequilla, bacon, embutidos grasos) y prescindir, en lo posible, de alimentos precocinados.
  • Controlar el consumo total diario de aceite para no incrementar el aporte calórico.
  • Consumir alimentos lo más naturales posible y asegurar el aporte de calcio consumiendo un mínimo de lácteos diario, escogiendo la forma desnatada en caso de sobrepeso o colesterol elevado.
  • Evitar los azúcares refinados (azúcar común, caramelos, etc.) por su capacidad de elevar rápidamente la glucemia, así como la bollería industrial, por su alto contenido en grasa.
  • Evite las bebidas alcohólicas y refrescos. 
  • Beber dos litros de agua al día.

DIETAS

El modelo de dieta más conveniente para cada paciente vendrá determinado por las características de los pacientes y sus preferencias, junto con la experiencia y conocimientos de los profesionales y la disponibilidad de medios.2
Existen varios sistemas útiles en la planificación de dietas:2

  • Basadas en menús: es la base de todos los métodos y demuestra cómo pueden diseñarse comidas que se adapten a las preferencias y estilo de vida del paciente, manteniendo unos parámetros nutricionales adecuados.
  • Basado en directrices: Se aportan unas normas generales con reducción del aporte global de hidratos de carbono. Se puede facilitar una pequeña lista de intercambio de alimentos simplificada y abreviada
  • Método de recuento de hidratos de carbono: el recuento de los hidratos de carbono se considera básico en los aspectos educativos relacionados con la dieta para tener un alto rendimiento en términos de control metabólico.
  • Sistema de intercambio: se basa en la diferenciación de tres grupos de alimentos principales: el grupo de los hidratos de carbono, el grupo de la carne y los pescados (proteínas), y el grupo de las grasas.
  • Método del plato: consiste en dividir un plato de tamaño normal (de unos 23 centímetros de diámetro) en cuatro partes:1

           -  ½ plato con verduras cocidas o crudas.
           -  ¼ del plato para carne, pescado o huevo.
           -  ¼ del plato para las patatas, legumbres, arroz, pasta, etc.
           -  Aparte, hay que añadir el pan (unos 40 gr., preferiblemente integral), y la fruta (una pieza mediana).

CONTROL DE LA HIPOGLUCEMIA

La hipoglucemia es una condición que se caracteriza por niveles bajos de glucosa en la sangre (anormales), usualmente menos de 70 mg/dl. La hipoglucemia puede ser una reacción a la insulina o la inyección de insulina. Una hipoglucemia severa puede causar accidentes, lesiones, coma y la muerte.1

Cada persona reacciona a la hipoglucemia de forma diferente, por lo cual es importante reconocer los síntomas cuando los niveles de azúcar están bajos:1

  • Inestabilidad
  • Nerviosismo o ansiedad
  • Sudoración, escalofríos y humedades
  • Irritabilidad o impaciencia
  • Confusión, incluyendo el delirio
  • Latidos cardíacos rápidos
  • Mareo o vértigo
  • Hambre y náuseas
  • Somnolencia
  • Visión borrosa / discapacidad
  • Hormigueo o entumecimiento de los labios o la lengua
  • Dolores de cabeza
  • Debilidad o fatiga
  • Ira, terquedad, o tristeza
  • Falta de coordinación
  • Pesadillas o gritos durante el sueño
  • Convulsiones
  • Estar inconsciente/perder el conocimiento

Tratamiento:1

  • Consumir 15-20 gramos de glucosa o carbohidratos.
  • Volver a revisar los niveles de glucosa pasados 15 minutos.
  • Si la hipoglucemia continua, repetir.
  • Una vez que la glucosa en la sangre vuelve a la normalidad, coma algo pequeño si su próxima comida o merienda es dentro de una hora o más horas.

CONTROL DE LA HIPERGLUCEMIA

La hiperglucemia es el término técnico que se utiliza para hacer referencia a los altos niveles de azúcar en la sangre. El alto nivel de glucemia aparece cuando el organismo no cuenta con la suficiente cantidad de insulina o cuando la cantidad de insulina es muy escasa. La hiperglucemia también se presenta cuando el organismo no puede utilizar la insulina adecuadamente.1

Las señales y los síntomas incluyen:1

  • Alto nivel de azúcar en la sangre
  • Altos niveles de azúcar en la orina
  • Aumento de la sed
  • Necesidad frecuente de orinar

Tratamiento:1
Por lo general, la actividad física ayuda a disminuir los niveles de glucemia. Sin embargo, si el nivel de azúcar se encuentra por encima de 240 mg/dl, es necesario controlar la orina para detectar cetonas. En caso de presentar cetonas en la orina, NO realice actividad física.
Si tiene cetonas en la orina y realiza ejercicios, el nivel de azúcar en la sangre puede elevarse aún más. Es importante que consulte con su médico para encontrar la manera más segura de disminuir el nivel de glucemia.
Tal vez también pueda ser útil reducir la cantidad de alimentos que ingiere.

BIBLIOGRAFÍA

  1. American Diabetes Association
    http://www.diabetes.org/es
  2. Guía de Práctica Clínica sobre Diabetes tipo II. Ministerio de Sanidad y Consumo. 2008.
  3. NICE. Clinical Guideline.Management of type 2 diabetes:Management of blood glucose. London: National Institute for Clinical Excellence; 2002
DIA0054.052015 | Última actualización 06/10/2017
Uso de cookies
Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Política de Cookies.