• Basar la alimentación habitual en alimentos bajos en purinas:
    • Cereales, tubérculos, fruta, vegetales (excepto espárragos y espinacas que contienen un mayor contenido en purinas y se deben consumir con menor frecuencia), frutos secos, huevos etc.
  • Eliminar el consumo de alcohol.
  • Limitar productos ricos en purinas:
    • Extractos de carne, marisco y pescado azul, frescos o en conserva.
    • Carnes rojas, vísceras y embutidos.
  • Reducir el consumo de setas y legumbres.

 

  • Importante mantener una correcta hidratación a lo largo del día.

 

Descarga la ficha

 

 

Recursos

Planificador de menús

Organiza tus comidas

Acceder

Lista de la compra

Realiza una compra saludable

Acceder

Recetas

Un mundo de posibilidades

Acceder

 
DIA0054.052015 | Última actualización 08/04/2019
Uso de cookies

 

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Política de Cookies.