• Substituye de la alimentación la leche y los derivados lácteos por otros sin lactosa.
    • Comprobar la tolerancia a alimentos como el queso curado y los yogures ya que contienen muy poca lactosa.

  • Incorporar a la alimentación otras fuentes de calcio como son los frutos secos, pescados pequeños con espina (como las sardinillas o las anchoas) o vegetales de hoja verde.

 

  • Vigilar los sustitutos de la leche y los yogures (bebidas de arroz, de soja, de almendras, postres de soja, etc.).
    • Pueden contener cantidades elevadas de azúcar.
    • Revisar las etiquetas ya que la composición puede ser muy variable de una marca a otra.
  • En caso de tomar medicación, comprobar que la lactosa no esté presente en el listado de los excipientes.

 

Descarga la ficha

 

 

Recursos

Planificador de menús

Organiza tus comidas

Acceder

Lista de la compra

Realiza una compra saludable

Acceder

Recetas

Un mundo de posibilidades

Acceder

 
DIA0054.052015 | Última actualización 26/07/2019
Uso de cookies

 

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Política de Cookies.